The Good Doctor

The Good Doctor è una serie TV recensita da Orientaserie.it

  • drama médico
  • (Usa)

Recomendada por Orientaserie

Shaun Murphy, un interno de cirugía con autismo y síndrome de Savant (un retraso cognitivo combinado con una habilidad extraordinaria en un área específica del cerebro), deja una pequeña ciudad de provincias para comenzar unas prácticas en un prestigioso hospital del norte de California. El Dr. Aaron Glassman, neurólogo y presidente del hospital y mentor de Shaun desde los 14 años, apadrina su solicitud ante un consejo de administración hostil y pone en juego su propia carrera para que lo contraten. La motivación de esta presión no sólo viene determinada por el profundo afecto que el neurocirujano siente por el chico, sino por la creencia de que se trata de un médico que puede convertirse en un activo para el hospital por sus excepcionales habilidades.
Shaun está dotado de una inteligencia extraordinaria, de unas habilidades poco comunes y de una memoria médica casi enciclopédica, que en varias ocasiones resultará inestimable para el éxito de las operaciones quirúrgicas a las que serán sometidos los numerosos pacientes del hospital San Buenaventura. Sin embargo, su compleja personalidad, su falta de tacto y delicadeza, su dificultad para relacionarse e interpretar el mundo que le rodea a través de la misma mirada de sus compañeros, dificultará su camino de crecimiento personal y profesional.
A lo largo de las cinco temporadas, el médico se enfrenta a grandes retos, se encuentra con situaciones de gran tensión emocional, experimenta profundos trastornos y cambios, y se mueve en el agotador ámbito hospitalario donde cobran vida diferentes dramas y se imparten enseñanzas cotidianas, rodeado de profesionales y jóvenes aspirantes a médicos que, aunque al principio les repele o abruma su forma de hacer y actuar, aprenderán a aceptarle y quererle tal y como es.
El resultado es una buena historia educativa, protagonizada por un grupo de jóvenes ambiciosos, apasionados y profundamente humanos. El camino de crecimiento y del cambio no se reduce al arco narrativo construido únicamente en torno al personaje del «buen doctor», sino que se extiende a todos los demás protagonistas, hombres y mujeres capaces de aceptar la diversidad de Shaun y transformarla en algo valioso.

Calificación

Calidad general: ★ ★ ★ ★ ☆

Calidad educativa: ★ ★ ★ ★ ☆

Edad a la que va dirigida la serie: >16 años.

Presencia de escenas sensibles: escenas quirúrgicas perturbadoras para los más sensibles, alusiones sexuales, situaciones sensibles relacionadas con la enfermedad.

Profundización

Inspirada en un producto coreano, The Good Doctor se estrenó en 2017 en la cadena de televisión ABC, cosechando un éxito moderado ya desde el episodio piloto. Aunque presenta los rasgos típicos del género de referencia -historias de amor entre colegas, complejas operaciones quirúrgicas, acaloradas peleas entre médicos experimentados y jóvenes aprendices- el buen doctor es un relato hospitalario atractivo y eficaz, en el que se narra el crecimiento humano y profesional de un grupo de jóvenes médicos que se enfrentan a una profesión compleja, y en el que la historia se hace más interesante por la presencia genuina de Shaun.
Como muchos dramas médicos, la serie narra la dinámica relacional y profesional de un pequeño grupo de residentes: Shaun, Claire, Morgan, Parker y los experimentados cirujanos Glassman, Melendez, Andrews y Lim actúan en el mismo espacio y pasan la mayor parte del tiempo juntos, compartiendo experiencias significativas -como la pandemia de COVID-19 en la cuarta temporada- o problemas más personales, pero con el objetivo común de salvar vidas. Todos ellos experimentan profundos conflictos internos y externos en su propia piel. Por un lado, están las inseguridades personales, las tensiones emocionales, las dificultades para conciliar la vida privada y la profesional, y las presiones impuestas por una profesión en la que no es fácil discernir entre lo correcto y lo incorrecto y en la que el error humano pesa mucho; por otro lado, están los pacientes con sus enfermedades y sus historias personales de las que no es fácil desprenderse.
Cada episodio presenta dos o más casos clínicos, a menudo construidos en torno a temas específicos, incluso socioculturales o políticos, útiles para poner de manifiesto los diferentes rasgos psicológicos de los personajes y su enfoque de la vida. Los médicos se toman a pecho el destino de sus pacientes y se implican emocionalmente en sus historias personales, hasta el punto de utilizar sus dramas como vara de medir para juzgar y reflexionar sobre su propia vida personal. Este enfrentamiento profundiza las tensiones emocionales entre los residentes, delineando sus diferentes identidades, que se construyen así por analogía o contraste. En este escenario se mueve Shaun, un médico bueno pero frío, que se enfrenta a colegas, superiores y pacientes que le plantean continuamente dudas y contradicciones, cuyo resultado se transforma en oportunidades de crecimiento y cambio.
Al final de cada episodio, Shaun o sus compañeros salen mejorados o abatidos, pero cada experiencia individual resulta necesaria para la maduración personal de cada uno. En particular, los acontecimientos que involucran a Shaun personalmente -su relación paternal con Glassman, su amistad con sus colegas, su amor y posterior descubrimiento del sexo- contribuyen a su crecimiento como médico, pero también y sobre todo como ser humano y adulto. Shaun, un héroe imperfecto cuya identidad ha sido moldeada por una infancia violenta, el dolor y la pérdida, aprende a relacionarse y a soltarse, incluso al contacto físico.
La interpretación de Freddie Highmore consigue, a través de su físico y sus gestos, sacar a relucir toda la complejidad de este personaje, pero la verdadera fuerza de la narración no reside tanto en la intención de resaltar la extraordinariedad de Shaun como en el poder de una historia que se presenta como un modelo educativo sobre la aceptación y la comprensión de los que son diferentes a nosotros.

Marianna Ninni

Puntos de discusión:

  • El autismo analizado tanto desde el punto de vista del protagonista como desde el punto de vista de sus compañeros, visto como una fortaleza y nunca como una debilidad;
  • La importancia de los colegas y mentores que se convierten en un punto de referencia y en una verdadera familia;
  • El crecimiento personal y profesional en un entorno agotador como es un hospital.