The Witcher

The Witcher è una serie TV recensita da Orientaserie.it

  • fantasía, acción, aventura
  • (Polonia, Usa)

En 2019, poco después de la conclusión de Juego de Tronos, Netflix lanzó su fantasía medieval, The Witcher, cuya segunda temporada acaba de estrenarse con una potente campaña de marketing.
Basada en el ciclo de novelas del autor polaco Andrzej Sapkowski -que también se hizo famoso por el famoso videojuego- la historia tiene como protagonista a un cazador de monstruos, Geralt de Rivia, que vaga de pueblo en pueblo ofreciéndose a liberar a las comunidades de las presencias malignas que las amenazan. Eso es lo que hace un brujo: mata monstruos por dinero, pero la misma mutación que le da la fuerza y la resistencia necesarias para llevar a cabo su tarea es la que le convierte en un paria ante los ojos de los demás hombres, similar a los monstruos de los que tiene que deshacerse. Es precisamente esta condición intermedia la que le permite captar la verdadera humanidad de los que tiene delante aunque sea deformada e incluso irreconocible, porque «un monstruo no es sólo colmillos y garras, es que ha hecho algo imperdonable».
La historia de Geralt se alterna con la de Ciri, una joven princesa que huye tras la destrucción de su ciudad, y la de Yennefer, una niña deforme a la que se le da la oportunidad de convertirse en hechicera. Tres relatos que empiezan a converger desde el primer episodio, pero que no se entrelazarán hasta más tarde y de forma sorprendente.
The Witcher es una serie no apta para el público más jóven, debido a las numerosas escenas fuertes, pero que, bajo la apariencia espectacular y a veces excesivamente violenta, aborda interesantes temas de identidad y pertenencia.

Calificaciòn

Calidad general: ★ ★ ★ ☆ ☆

Calidad educativa: ★ ★ ★ ☆ ☆

Rango de edad: >16 años

Presencia de escenas sensibles: numerosas escenas de violencia y contenido sexual explícito, lenguaje a veces vulgar.

Profundizaciòn

La primera temporada de The Witcher está perpetuamente equilibrada entre la esperanza y el cinismo. Esto se debe en parte a la estructura de la serie, en la que cada episodio corresponde a una aventura diferente de Geralt, extraída de las colecciones de cuentos de Andrzej Sapkowski que preceden al ciclo de novelas. Mientras que algunos episodios tienden decididamente al terror, otros juegan con tonos más ligeros y no desdeñan la comedia. Todo depende del «monstruo» al que tenga que enfrentarse Gerald y de las razones que lo impulsen: los hay que sólo obedecen a sus instintos, los que están cegados por la venganza, los que están atados por una maldición y los que sólo quieren protegerse a sí mismos y a sus seres queridos. Lo cierto es que las cosas rara vez son lo que parecen y el monstruo no siempre es el que se cree. Geralt se encuentra contratado por la fuerza y la frialdad que le distinguen como brujo, pero sólo a través de su profundo conocimiento de estas criaturas con quienes comparte la naturaleza de «diferentes», puede entender qué es lo correcto. A pesar de la penumbra y la violencia del mundo en el que se mueve, el arquetipo del caballero andante sigue vivo en Geralt, dispuesto a luchar por los más débiles en el intento de restablecer una justicia que a veces es alcanzable, mientras que otras se le escapa inexorablemente.
La contrapartida es el camino de Yennefer que, como jorobada y marginada, ve en el poder una oportunidad de redención, a pesar de que esa magia no es única. Si el mundo de Geralt está dominado por el poder, el de Yennefer está entrelazado con los complejos acontecimientos políticos del Continente, cuyo nivel de cinismo se asemeja mucho al mundo de Juego de Tronos. Sin embargo, en este caso las intrigas de los poderosos están mucho menos integradas en la historia y a menudo se reducen a una serie de cuestiones tan maquiavélicas y verborreicas que no hacen más que ralentizar el ritmo de la historia, hasta que estallan en una batalla oceánica.
Sin desvelar demasiados spoilers, podemos decir que al entrar en la segunda temporada, el tema de la familia y la necesidad de que cada uno entre en una relación profunda con los demás se hace muy fuerte. Un tema que es todo menos obvio para los personajes cuya identidad se construye en torno a su condición de forasteros, aunque sea por diferentes razones (Geralt por su naturaleza, Ciri por su pasado y Yennefer por sus elecciones).
El esfuerzo de producción, además del excelente reparto, brilla por la riqueza de los efectos especiales y la espectacularidad de los escenarios: elementos a los que a veces se recurre demasiado para llenar episodios de una hora de duración, pero que siguen siendo fundamentales para llevar a la pantalla un género de entretenimiento en el que la vista exige su parte. Además, es una interesante confirmación de una tendencia actual: el hecho de que Netflix haya elegido para una saga de tan alto presupuesto y amplio alcance (además de la serie principal, se ha estrenado una precuela animada y se espera un spin-off para este año), un personaje que los videojuegos han hecho famoso en todo el mundo.

Giulia Cavazza

Temas de discusiòn

  • La humanidad que se esconde tras las apariencias y que, en algunos casos, da un vuelco a la percepción de lo que es un «monstruo»;
  • La relación del «diferente» con la comunidad, declinada en todo el espectro que va desde la discriminación hasta el control ejercido gracias a los poderes extraordinarios;
  • La familia, entendida como elección y destino, enraizada en la profunda necesidad de establecer relaciones duraderas con los demás.