I protagonisti di The good place

The good place

  • comedy, fantastico
  • (Usa)

ACONSEJADO POR ORIENTASERIE 

Ya desde las primeras escenas se ve que The Good Place no es una comedia como otras, ya que trata con humor un tema que es todo menos simple: la filosofía moral. 

De lo primero que se le informa a nuestra protagonista, Eleanor, es que está muerta. Pero todo va bien, porque gracias a su vida dedicada a los demás ha acabado en el paraíso (The Good Place) una especie de barrio idílico donde, los que allí llegan, pueden pasar la eternidad en compañía de su alma gemela.  

Lástima que Eleanor haya sido siempre en realidad una persona extremadamente egoísta y si se encuentra allí es sólo por error. Un pequeño error que empieza a desestabilizar todo el más allá y que será cada vez más difícil de ocultar: la única esperanza de Eleanor es poder convencer a Chidi, su alma gemela y renombrado profesor de ética y moral, a que le enseñe a convertirse en una «buena» persona. 

Este es sólo el comienzo de una serie que abarca cuatro estaciones, demostrando una notable capacidad de renovarse y sorprender al espectador: y si los primeros trucos para algunos pueden parecer un poco «demasiado surrealistas», vale la pena seguir adelante porque cada final de temporada cambia radicalmente la perspectiva y abre nuevos escenarios, permaneciendo fiel a las premisas temáticas. Premisas que se limitan básicamente a preguntas extremadamente simples, aunque hoy en día estén aparentemente «pasadas de moda»: ¿Por qué debemos ser buenos? ¿Es posible convertirse en una persona mejor? 

El humor, brillante y bien dosificado, permite abordar todos estos temas sin caer nunca en un tono paternalista haciendo que el producto sea agradable para todos. 

 

Calificación 

Calidad general:  

Calidad educativa:  

Edad a la que se dirige la serie (en nuestra opinión): >12 

Presencia de escenas sensibles: uso limitado de lenguaje soez, de bromas de contenido sexual o vinculadas al uso de drogas. 

Profundización 

Michael Schur (co-productor de la serie Brooklyn Nine-Nine) se lanza a una empresa con no pocos desafíos: poner la filosofía moral al centro de una comedia. 

Y lo consigue gracias a algunas elecciones brillantes, a partir del mundo que crea: un más allá imaginario, muy diferente del más allá cristiano o de otros presentados por otras religiones. No hay, de hecho, un Dios o un destino bueno o un premio en el más allá, sino un sistema matemático rígido, que asigna una puntuación a cada acto realizado en la tierra. Todo está, por tanto, en manos de los hombres y el verdadero desafío (como se repite hasta la última escena de la serie) es convertirse en plenamente humano.   

 

No debemos pensar, por tanto, que se trata de una serie sobre el más allá, sino que es una serie sobre “el más acá”, extremadamente secular y concreta, que tiene el valor de plantear las preguntas que han acompañado a la historia de la humanidad, pero de las que últimamente nos cuesta hablar: ¿Qué significa ser bueno? ¿Puede considerarse buena una acción sólo si es desinteresada o también si se hace con vistas a una recompensa? ¿Cuál puede ser el criterio para juzgar el comportamiento humano, si cada acto produce una serie de consecuencias a menudo impredecibles? 

Es cierto que, cuando se alejan del plano teórico para convertirse en problemas prácticos, estos dilemas morales a menudo parecen imposibles de solucionar. Pero sí se destacan algunas certezas interesantes. La primera es que la gente que nos rodea, por insoportable que nos parezca y puesta a propósito para volvernos locos, es nuestra única esperanza. Si mejoramos, será a través de la amistad y, en algunos casos, del amor. En palabras de Chidi, «Elegimos ser buenos por nuestro vínculo con los demás y por nuestro deseo innato de tratarlos con dignidad». 

Y la segunda certeza es que no lo conseguiremos en el primer intento. Desde esta óptica, Schur resulta plenamente Aristotélico: la virtud no es algo que se adquiere por arte de magia, sino que es necesario seguir intentándolo hasta el día en que se haga natural. Obviamente en el camino se cometen muchos errores y es necesario tener tiempo a disposición. Y en la vida real esto resulta complicado, ya que en cierto momento nuestro tiempo se acaba. Pero nuestros protagonistas tienen a disposición una bizarra eternidad. Y es por ésto también que son entre los pocos personajes de series Tv que logran tener un desarrollo completo, también por la feliz decisión del autor de concluir la serie después de cuatro estaciones.  

En resumen, se trata de una serie que hace reír y reflexionar. Se puede estar más o menos de acuerdo con las respuestas que ofrece, pero no se le puede quitar el mérito de plantear las preguntas correctas, ofreciendo importantes puntos de reflexión, también en familia. De hecho, no hay nada que la haga desaconsejable para un público joven (sólo quizá alguna ligera referencia al uso de drogas o algún chiste de contenido sexual), al contrario, se trata de una serie donde el lenguaje soez es muy  limitado porque en “el paraíso” (The Good Place) cada palabrota viene inmediatamente corregida por otra  palabra en cuanto es pronunciada.  

Giulia Cavazza 

Temas para la discusión 

  • Las principales cuestiones éticas y morales que el hombre se ha planteado durante siglos, puestas en escena en modo práctico y divertido 
  • La amistad y el amor, vistos como elementos clave para la maduración y el crecimiento personal 

Información 

Título: The Good Place 

Creador: Michael Schur 

Intérpretes: Kristen Bell, William Jackson Harper, Jameela Jamil, D’Arcy Carden, Manny Jacinto, Ted Danson 

Guionista: Michael Schur y otros 

Producción: Fremulon, 3 Arts Entertainment, Universal Television 

Año de lanzamiento: 2016 – 2020 

Temporadas: 4 (53 capítulos en total) 

Primera vez que fue emitida: NBC 

Plataforma en la que se puede ver ahora: Netflix  

Género: comedia, ciencia ficción 


You must be logged in to post a comment.