The Crown

The Crown è una serie TV recensita da Orientaserie.it

  • dramma storico-biografico
  • (Regno Unito)
trailer

RECOMENDADO POR ORIENTASERIE 

Actualización de la cuarta temporada 

La cuarta temporada cumple con las expectativas. La perspicacia psicológica en el estudio de los personajes. Diálogos educados y al mismo tiempo ligeros y agradables. Exquisitos interiores y exteriores, así como siempre, la interpretación de los personajes (la aguda obstinación de Thatcher en sus arrebatos dialécticos; los indicios de vacilación en la espontaneidad de Diana). Cabe señalar, sin embargo, que la pompa solemne vinculada al valor de la institución está mucho menos presente. La reflexión sobre el sentido de la Corona, sobre la función de la monarquía, entre luces y sombras, se vuelve mínima. Sin ella, las muchas rigideces de la corte, privadas de justificación, pasan completamente a una perspectiva negativa. El ejemplo de Jorge VI parece distante, custodiado en soledad por la Reina. Tras haber agotado el tema del liderazgo, The Crown consiste ahora solo en un drama familiar.  

Las primeras tres temporadas 

Sobre los hombros de una joven no preparada para la tarea recae, prematuramente, el peso del más alto cargo de su país: la Reina de Inglaterra. Este es el punto de partida de The Crown, que empuja al público a sumergirse en la biografía de Isabel II desde 1947, cinco años antes de su coronación, inculcando la pregunta: ¿Se convertirá en líder de toda una nación, de hecho, de un imperio, una chica a la que la vida le ofrece las alegrías del matrimonio y de ser madre? ¿Cuánto tendrá que sacrificar para no traicionar el sagrado mandato que el destino le ha reservado? 

La pregunta inicial apoya el comienzo de una ambiciosa historia que inmediatamente va más allá de los límites del relato de la educación de la protagonista para convertirse en un cuadro histórico (cada temporada de la serie abarca una década del reinado de Isabel II), un drama familiar (la turbulencia de la Familia Real) y político (las ambiciones de los primeros ministros llamados a hablar con la Reina), pero también el romance (el difícil matrimonio con Philip, los amores imposibles de la princesa Margaret) y el estudio psicológico (de Churchill a Jacqueline Kennedy; del secretario privado al tutor, ningún personaje escapa a una mirada muy lúcida sobre las debilidades secretas, las ilusiones humanas, pero también los recursos ocultos en cada una de ellas). 

Todo esto es tratado por el guionista Peter Morgan centrándose en un tema central. Se trata de un tema subyacente que impregna el desarrollo de las tramas de The Crown: el dilema entre las razones supraindividuales (el deber, el valor de la institución – la corona-, y lo que representa para muchos) y las razones del individuo (sus deseos, su libertad, la felicidad a la que aspiran las emociones y los anhelos personales).  

 

Calificación 

Calidad general:   

Calidad educativa:   

Edad a la que se dirige la serie (en nuestra opinión): >14 

Presencia de escenas sensibles: puntualmente señaladas por una advertencia al principio de los episodios, en la cuarta temporadas las escenas sobre los trastornos alimentarios de Lady Diana pueden ser algo perturbadoras. Algunas escenas sensuales y algunos diálogos con contenido sexual, breves escenas de desnudos en el episodio 7 de la segunda temporada.  

Profundización 

Esta producción de Netflix se caracteriza en el ámbito de las series internacionales por poner en primer plano una idea aparentemente anticuada. En la era de Breaking Bad y los muchos títulos con personajes antihéroes encallados en sus derivaciones existenciales privadas, la serie de Peter Morgan enfatiza la idea de que hay bienes, pertenencias, responsabilidades públicas que le piden al ego que ceda, aún con dificultad. Un poco como lo que sucede en otra producción británica, Downton Abbey, pero de una manera más sofisticada. En particular por la sensibilidad en la graduación de los tonos claroscuros de las almas de los personajes, tanto de los que están dispuestos a cumplir con su deber como de los que lo evitan. 

The Crown va a contracorriente, recordando al público de hoy que hay alternativas al narcisismo posmoderno. Alternativas de las cuales la historia no deja de representar el coste personal. Empezando por la de la protagonista que, como su padre Jorge VI antes que ella, se ve arrojada a un papel no deseado que pone su vida patas arriba, obligándole a convertirse en otra persona, alterando sus relaciones con su marido, su hermana y su hijo Carlos. Cuando Isabel II bloquea la pasión entre su hermana Margarita y el capitán Townsend, un hombre casado (la línea narrativa que tiene mayor preeminencia en la primera temporada de la serie), la reina sufre haciendo sufrir a los que ama, a pesar de saber que está actuando como la corona dicta. Como ella, como su padre, todos los demás personajes de la serie pasan por el tamiz de la prueba, de la encrucijada en la que tienen que elegir entre seguirse a sí mismos o razones más elevadas: Churchill, que por orgullo no quiere ceder a la edad y marcharse; el príncipe Felipe, que no soporta el aparato de la corte; y sobre todo, por supuesto, el príncipe Eduardo, que por seguir el dictamen del corazón y casarse con la divorciada Wallis Simpson ha abdicado, pero que tiene en su interior el gusano del arrepentimiento por lo que podría y «debía» haber sido (véase el bonito episodio en el que, en la tercera temporada, se cuenta su muerte y el honor que el hombre reconoce hacia a su nieta, que es – a diferencia de él- una monarca de carácter). 

¿Cómo se las arregla la serie para llevar a los espectadores a una historia alejada de las sensibilidades de hoy en día? ¿Cómo hace para eliminar la sombra del anacronismo de los eventos de la aristocracia, de la familia real, de la etiqueta de la corte? Lo que realmente cuenta es el crecimiento de Isabel y su creciente capacidad para tomar decisiones de gran estadista que beneficien al país (como por ejemplo, su visita a Ghana en la segunda temporada para mantener el país en el Commonwealth). Lo que cuenta son las razones que incluso un sombrío defensor de la rigidez institucional (propuesto como el villano de la serie), como el secretario de la Reina, Tommy Lascelles, puede expresar eficazmente cuando observa que, es a partir de pequeñas libertades individualistas, que comienza el desmoronamiento de la institución (es cierto). Lo que cuenta, sobre todo, son las escenas delicadas que retratan la cercanía de los súbditos al soberano, a la persona que encarna el símbolo de una identidad cultural y popular (piénsese en cuando, en la primera temporada, en el quinto capítulo, Jorge VI, enfermo, se conmueve al recibir el homenaje de un grupo de súbditos que simplemente le dedican un villancico). 

Escritura excelente, actores, del primero al último, admirablemente talentosos, una rica puesta en escena que es un placer para los ojos. The Crown es una obra maestra. 

Paolo Braga 

 

Temas de discusión: 

La responsabilidad de los que ocupan puestos de poder
La confrontación entre el individualismo y el sentido del deber
El valor de la tradición y la identidad nacional. 

 

Información 

Título: The Crown  

Creador: Peter Morgan 

Protagonistas: Claire Foy, Olivia Colman, Matt Smith, Tobias Menthies, Jared Harris, John Lithgow, Alex Jennings, Derek Jacobi, Vanessa Kirby, Helena Bonham Carter 

Guión: Peter Morgan, Edward Hemming 

Producción: Left Bank Pictures, Sony Pictures Television, Netflix 

Año de lanzamiento: 2016 – en curso 

Temporadas: 4 (cada una de 10 episodios, cada uno de 47 a 61 minutos de duración; 5 estaciones planificadas en total) 

Emitido por primera vez: Netflix 

Plataforma donde se puede ver ahora: Netflix 

Género: drama histórico-biográfico