Obi Wan Kenobi

Obi Wan Kenobi è una serie TV recensita da Orientaserie.it

  • Ciencia ficción
  • (Usa)

ACONSEJADO POR ORIENTASERIE

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana… Obi Wan Kenobi, el maestro Jedi de Anakin Skywalker, es buscado en todos los planetas por el Imperio. Tras la infame Orden 66, todos los Jedi han sido eliminados y los pocos supervivientes se esconden de los cazadores imperiales. Pero para Anakin -o lo que queda de él, tras la máscara de Darth Vader- en primer lugar está su antiguo maestro. Por eso manda un equipo de inquisidores tras sus huellas: entre ellos, hay una joven dispuesta a todo para escalar la jerarquía… y reclamar un pasado secreto.
Pero Obi Wan no piensa en salvarse a sí mismo: su misión es proteger a dos niños… los niños que Anakin no sabe que tiene. Por eso Obi Wan se esconde en el planeta Tatooine, bajo el nombre falso de Ben Kenobi, para vigilar al pequeño Luke Skywalker, confiado a la familia del granjero Owen. La pequeña Leia, en cambio, fue adoptada por la familia Organa, de la realeza del planeta Alderaan. Los dos niños no conocen a Obi Wan ni saben de sus orígenes, pero pronto se ven obligados a descubrirlo: Leia es secuestrada y Obi Wan Kenobi promete a la Reina Organa traerla a casa sana y salva.
Una serie para todos los públicos, aunque ver la saga de precuelas a principios de milenio ayudaría a la implicación emocional, sobre todo por el vínculo que une al maestro Jedi Obi Wan y a su antiguo alumno Anakin Skywalker, convertido en Darth Vader tras su traición a la orden Jedi y el paso al lado oscuro de la Fuerza.

Calificación

Calidad general: ★ ★ ★ ☆ ☆

Calidad educativa: ★ ★ ★ ☆ ☆

Edad a la que va dirigida la serie: para todos los públicos.

Presencia de escenas sensibles: violencia dentro de los límites del género.

Profundización

Una epopeya espacial entre sables de luz y naves espaciales, típica de la saga y claramente autorreferencial: la serie no expande el mundo creado por George Lucas como en el caso de The Mandalorian, sino que profundiza en la psicología de uno de sus personajes icónicos. Quizá sea la falta de novedades lo que decepciona las expectativas de esta esperada serie.
Toda la trama se centra en lo que le ocurrió a Obi Wan Kenobi en los años transcurridos entre los acontecimientos de La venganza de los Sith -cuando derrotó a Anakin en las llamas de Mustafar- y la primera película de la saga, Una nueva esperanza. Entre los dos largometrajes pasaron unos veinte años -tanto en el mundo real como en el de Lucas- y el desarrollo de un personaje, el de Darth Vader, que convirtió a la enigmática máscara oscura en el mayor villano de la historia del cine.
No habrá sido fácil para los guionistas ir al corazón de lo que quizás sea el único valor real de la saga de precuelas, es decir, la consistente transformación del valiente huérfano Anakin en el frío y despiadado cyborg Darth Vader. Para ello, los guionistas decidieron situar cronológicamente la serie exactamente a medio camino entre la última película de la saga de precuelas y la primera de la saga original, es decir, cuando Luke y Leia Skywalker, los dos hijos de Anakin, tienen diez años y la Orden 66 ya se ha cobrado muchas víctimas entre los Jedi, haciendo así creíble la soledad de Obi Wan.
Al principio, la serie se centra precisamente en su alejamiento del mundo: Obi Wan ya no es él mismo, tiene un nombre diferente para no ser reconocido y ha enterrado su sable láser. Observa a Luke crecer desde lejos, esperando que llegue su momento. Pero cuanto más tiempo pasa, más se pregunta el espectador si cuando llegue ese momento Obi Wan estará preparado: lo vemos desvanecerse mientras intenta sobrevivir, mientras el Imperio se hace más fuerte.
Es el encuentro con Leia tras su secuestro lo que le hace recuperar su fuerza, en todos los sentidos: el humano, que nos empuja a cada uno hacia adelante, y el Cósmico con mayúsculas, que en la tradición de la saga mantiene unido el Universo entre el bien y el mal. A través de su relación con la niña y de los inesperados ayudantes que encuentra en su intento de llevarla a casa, Obi Wan se redescubre a sí mismo y a su vez su papel en el universo.
Gracias a esta relación con sus semejantes, a los que juró en su día ayudar cuando fue nombrado Caballero Jedi, Obi Wan es capaz de enfrentarse a su antiguo pupilo, transfigurado por el lado oscuro; a mitad de la serie se enfrenta a Vader, pero en el último episodio se enfrentará a su verdadero rostro: el de Anakin, cuando con un golpe de sable láser, Obi Wan rompe su máscara, revelando sus ojos. Son los ojos del niño que tuvo a su cuidado, que no por casualidad son los mismos que los de la pequeña Leia.
Si es cierto que los ojos son el espejo del alma, en los de Anakin, Obi Wan ve el mismo miedo que le llevó al lado oscuro. Y es el propio Anakin quien le revela que si se ha convertido en Darth Vader, es por culpa suya, no por culpa de Obi Wan.
Los temas de la serie son la culpa y la necesidad de superarla. Esa autocondena que nos lleva a la soledad, a negarnos a la confrontación con el otro, especialmente con ese prójimo con el que nos sentimos culpables. Obi Wan lo supera gracias a Leia, a Owen, a los Organa, a los miembros de la Resistencia Galáctica que conoce. Personas que están sufriendo por un error, que él siente como suyo, pero que Anakin absuelve, asumiendo la culpa y liberando así a su Maestro.
La culpa y la absolución se funden en una eterna relación de causa/efecto que sólo puede ser interrumpida por alguien que es más grande que nosotros y asume la responsabilidad última. Al ahondar en este tema, la serie consigue mostrar los atisbos de la elección final que hará Anakin al final del último capítulo de la saga original, situándolo para siempre por delante de todos los antagonistas del cine.

Claudio F. Benedetti

Puntos de discusión:

  • Sentimiento de culpa: ¿Cómo superarlo?
  • La unión hace la fuerza;
  • Enfrentarse al pasado.