Manifest

Manifest è una serie TV recensita da Orientaserie.it

  • Fantasía, thriller, aventura y drama
  • (USA)
trailer

Los hermanos Ben y Michaela Stone, junto con su hijo Cal y otros 188 pasajeros que regresan de Jamaica, aceptan tomar un vuelo más tarde de lo previsto a cambio de una compensación económica. Tras un turbulento viaje, el avión aterriza sano y salvo en Nueva York, donde les espera una terrible sorpresa: mientras que para ellos sólo han pasado unas horas de vuelo, para el resto del mundo eran considerados desaparecidos -y por tanto muertos- desde hace más de cinco años. Además de las dificultades de intentar reintegrarse en sus vidas anteriores, los pasajeros también tienen que lidiar con misteriosas «llamadas», que al principio parecen actuar para bien a través de ellos -permitiéndoles salvar vidas y evitar tragedias- pero que, a medida que pasa el tiempo, se vuelven cada vez más imperativas y amenazantes. 

La serie, que debía terminar con la tercera temporada debido a una consistente caída de audiencia, ha encontrado nueva vida al aterrizar en Netflix (al parecer también gracias al empuje de algunos fans del calibre de Stephen King), donde lleva varias semanas entre los títulos mejor valorados, lo que ha convencido a la plataforma para renovarla por una cuarta temporada.

Calificación

Calidad general: ★ ★ ★ ☆ ☆ 

Calidad educativa: ★ ★ ★ ☆ ☆

Grupo de edad: >14

Presencia de escenas sensibles: algunas escenas violentas, numerosas escenas de tensión.

Profundización

En Manifest, la huella de Lost es evidente: de hecho, muchos la han definido como la «heredera moral» de la serie creada por J. J. Abrams, Damon Lindelof y Jeffrey Lieber. Aunque Manifest no alcanza la calidad interpretativa y productiva de su ilustre predecesora, ni su profundidad narrativa, las referencias a Lost son numerosas y van desde el elemento del «avión» hasta el uso de un reparto de conjunto, pasando por la inclusión de la paradoja temporal o la dialéctica entre ciencia y fe. 

La premisa es ciertamente interesante para el público, aunque se haya modificado a lo largo de las tres temporadas para relanzar la trama e intentar evitar una pérdida de audiencia cada vez más evidente. Al principio, de hecho, la serie se centra en las dificultades de los protagonistas para volver a sus vidas anteriores. Aunque «sólo» han pasado cinco años, el choque con la nueva realidad es impactante: Ben se encuentra con que su mujer está comprometida con otro hombre y la hermana gemela de Cal, Olive, es una adolescente, mientras que Michaela, además de lidiar con el drama de la muerte de su madre, descubre que su novio y prometido de toda la vida, Jared, se ha casado con su mejor amiga. Sin embargo, no todos los cambios parecen perjudicar a los personajes: por ejemplo, la investigadora Saanvi descubre que la investigación sobre el cáncer en la que trabajaba antes de su viaje a Jamaica, ha ayudado a salvar a cientos de pacientes, y Cal, enfermo terminal de leucemia y al que no se le daba ninguna esperanza cinco años antes, es el candidato ideal para el tratamiento. Todos los personajes, sin embargo, tienen que lidiar con el trauma de un tiempo que ha pasado para otros y no para ellos. 

En la primera temporada, las «llamadas» están presentes, pero sirven más para insertar un caso conclusivo que se resuelve dentro del mismo capítulo, que para llevar la continuidad de la narración. Sin embargo, poco a poco, a medida que los protagonistas consiguen finalmente encontrar su equilibrio y reconstruir -algunos más, otros menos- una vida, la dimensión paranormal y pseudoreligiosa (hay numerosas referencias a versículos bíblicos, pasajes del Evangelio e incluso, en la última temporada, al Arca de Noé) ocupa cada vez más espacio. Las «llamadas» son cada vez más urgentes y a menudo adoptan la forma de órdenes, que nuestra gente se ve obligada a obedecer, para evitar consecuencias devastadoras y mortales. La forma en la que se trata el tema de la fe representa uno de los aspectos más problemáticos de la serie, que -aunque no presenta elementos especialmente deseducativos- requiere que los espectadores más jóvenes sean acompañados en su visionado, para que no sea acrítico y pasivo, sino que constituya un buen punto de partida para un diálogo familiar, incluso sobre temas complejos.

A medida que avanzan las temporadas, la presencia de un enemigo, que adopta diferentes rostros en el transcurso de los episodios, se vuelve cada vez más importante. Comienza como un misterioso personaje, el Mayor, que opera al margen del gobierno para experimentar con los pasajeros y extraer sus secretos; luego el propio gobierno, que realiza investigaciones sobre lo que queda del avión para desentrañar su misterio; y finalmente el resto del mundo, que, tras haber acogido a los pasajeros del vuelo 828 de Montego Air como hacedores de milagros y emisarios divinos, ahora los mira con recelo, llegando a considerarlos -alternadamente- como bichos raros o criaturas monstruosas. 

Así, Manifest mezcla -no siempre con éxito y encontrando un equilibrio realmente funcional a la narración- elementos típicos del melodrama y de los misterios sobrenaturales. Tras una segunda temporada un tanto decepcionante, la serie merece un reconocimiento por su capacidad para renovarse y centrarse en sus verdaderos puntos fuertes, que le han garantizado un renacimiento en términos de audiencia y nueva vida.

Cassandra Albani

Temas de debate

  • Las dificultades para afrontar el cambio, sobre todo cuando no es deseado sino impuesto desde fuera.
  • El Bien: ¿tiene el mismo valor si estamos obligados a hacerlo?
  • La dialéctica entre la ciencia y la fe y la que existe entre la racionalidad y el instinto.