Magnum P.I.

  • género policíaco, de acción, de aventura
  • (Usa)

¿Quién no recuerda al gran Tom Selleck conduciendo a toda velocidad un Ferrari 308 GTS de color rojo brillante por la costa de una isla paradisíaca en Hawai? ¿Quién no recuerda sus broncas con el inflexible Higgins, el mayordomo de la finca de Robin Masters? Ahora los creadores de Hawaii Five-O y del reboot de MacGyver nos llevan de nuevo a las playas de Hawaii y en un Ferrari 488 Spider para revivir las aventuras de este detective privado tan particular. Esta vez el papel del protagonista lo interpreta Jay Hernández, un actor de origen mexicano, y el de Higgins, una joven inglesa atlética -¡Qué diferencia con las camisas de safari y la barriga del otro Higgins!- la actriz Perdita Weeks. Inevitablemente, a su lado, los dos camaradas Rick (Zachary Knighton), ahora propietario de un bar en Hawai, y el afroamericano T.C. (Stephen Hill), que ha abierto una empresa de helicópteros para hacer excursiones en el archipiélago.
Si el primer Thomas Magnum era un veterano de Vietnam, ahora es un ex teniente de inteligencia de los Navy Seal, de vuelta de un duro cautiverio en Afganistán. Existe en la serie una historia de fondo, revivida a través de varios flashbacks, donde sus amigos Rick y T.C. aparecen encerrados con él, en una detención que se agrava por la causa de la misma: la traición de la novia de Magnum, una ex agente de la CIA (interpretada por Jordana Brewster, protagonista de Fast & Furious).
Detrás de esta simple apariencia y de las críticas que pueda sufrir el reboot de una serie tan famosa, el Magnum P.I. interpretado por Jay Hernández ofrece un fuerte contenido educativo y presenta unos valores fundamentales: el sacrificio por los amigos, el cumplimiento de una promesa realizada y hacer una cosa buena porque es lo correcto y no para obtener una recompensa.

Calificación

Calidad general: ★ ★ ★ ★ ☆
Calidad educativa: ★ ★ ★ ★ ☆
Edad a la que se dirige la serie: >12

Presencia de escenas sensibles: algunas escenas con cadáveres y algunas escenas de violencia dentro de los límites del género.

Profundización

«Ahí donde están tus amigos, ahí está tu casa», dicen los protagonistas en un episodio de la primera temporada. Magnum P.I. es esencialmente una serie sobre la amistad: la que existe entre Thomas Magnum, Rick y T.C. Todo el mundo querría tener unos amigos como ellos, generosos y dispuestos a ayudar, y todo el mundo querría tener un amigo como Thomas Magnum, un hombre que con sus acciones expresa realmente el significado de la palabra «gratuidad».
Al final de la guerra y de la traumática experiencia del cautiverio, los tres, siguiendo la sugerencia de un cuarto camarada, Sebastián Nuzo, deciden retirarse a Hawai, que se convertirá en su nuevo hogar por el mero hecho de estar allí juntos.
Thomas es contratado por el famoso escritor Robin Masters como jefe de seguridad de su hermosa finca en Oahu. Robin Masters nunca aparece: su rostro sigue siendo un misterio, pero sabemos que su éxito como novelista se debe a una serie de aventuras extraordinarias protagonizadas por un caballero sin tacha, White Knight, inspirado en el propio Thomas Magnum…  Si el propietario siente un gran respeto por el  Navy Seal, no ocurre lo mismo con Juliet Higgins, la encantadora joven que hace las veces de ama de llaves (la house manager de la casa, pero ella prefiere decir ama de llaves) en la finca, así como con un antiguo agente del MI6, que piensa que Thomas Magnum no es más que un gorrón que se aprovecha de la generosidad del escritor. Pero… ¿Es así realmente? Poco a poco Higgins aprenderá que detrás de su perpetua falta de dinero está el hecho de que Thomas actúa muy a menudo no por dinero sino para ayudar a los necesitados. Higgins comprenderá que detrás de esa máscara desenfadada se encuentra realmente ese «Caballero Blanco» que describe Robin en sus novelas.
Thomas es un hombre corriente capaz de hacer cosas extraordinarias permaneciendo en la sombra. Cada episodio transmite valores importantes. El tema del sacrificio es recurrente, en particular el de los soldados, que a menudo vuelven a casa mutilados en cuerpo y alma.
Los nostálgicos de la serie original se han visto un poco desplazados. Por supuesto, el nuevo Magnum ha perdido algunos de los matices del anterior; la melancolía, y la voz en off del protagonista ya no tiene esos reflejos articulados de la primera vez. Por supuesto, Higgins puede no ser ya aquel curioso inglés, del que Thomas sospechaba a menudo que era el propio Robin Masters, veterano de muchas guerras con sus inconfundibles e interminables relatos llenos de detalles que aburren a Thomas y a sus hombres. Sí, algo se ha perdido, como es inevitable en un remake. Sin embargo, se gana algo más: hay mucha más alegría, ironía, y surge una visión positiva del mundo a pesar del mal que hay en él. Magnum P.I. ofrece un entretenimiento desenfadado que no molesta, con imágenes que no perturban y que, después de cada episodio, te dejan de buen humor y con una sensación de esperanza. Viendo la serie, me viene a la mente una de las definiciones más clásicas de la amistad, la contenida en un texto clásico de Aelred de Rievaulx, un monje cisterciense del siglo XII, que la define como un profundo compartir de valores y una gran unión de espíritus.
No es un mundo perfecto, el mal existe, y sin embargo Thomas y los suyos no se escandalizan por ello, sino que reaccionan al mal con el bien.
Demostrando lo mucho que la productora cree en la serie, en este remake se ha invertido en un reparto estelar y en una localización de ensueño. Hay numerosos cameos, el de Jordana Brewster, Sung Kang (Han Lue de Fast & Furious), Carl Weathers (el inolvidable Apollo Creed), y Justin Lin por dirigir el episodio piloto.
No estamos ante una de esas sofisticadas series amadas por la crítica, pero el entretenimiento, el sano entretenimiento, está garantizado, lo que no hay que dar por descontado.

Maximiliano Cattaneo

Temas de discusión

  • La amistad como un profundo compartir valores;
  • La lealtad al cargo recibido;
  • La generosidad y la capacidad de sacrificarse por los demás.