Elegidos para la gloria

  • histórico, aventura
  • (Usa)

RECOMENDADA POR ORIENTASERIE 

Basada en la novela homónima de Tom Wolfe, que inspiró la famosa película de Philip Kaufman de 1983, The Right Stuff, (Elegidos para la gloria). The Right Stuff es la historia de los siete astronautas que participaron en el programa Mercury de la NASA, con el objetivo de enviar el primer estadounidense al espacio. La historia comienza con los pasos iniciales del programa, en 1959, con la selección de los siete astronautas, y se desarrolla durante los dos años siguientes, hasta el lanzamiento, el 5 de mayo de 1961. Un periodo en el que se crean complejas relaciones entre los siete, no exentas de profundas desavenencias y rivalidades, agravadas por la presencia cada vez más intrusiva de los medios de comunicación, que siguen paso a paso sus hazañas.
El principal mérito de la serie reside en la posibilidad que ofrece de recorrer estas primeras etapas, poco conocidas por el gran público, que condujeron en años posteriores a los logros más significativos de la carrera espacial, con la llegada del hombre a la Luna. La serie pone el foco en esta parte de la historia, a menudo olvidada, reconstruyendo con precisión el clima de toda una época, en plena Guerra Fría, con guiños a los episodios más críticos del periodo, como la crisis desencadenada por la invasión estadounidense de la Bahía de Cochinos en Cuba.
En su conjunto, es un producto de corte clásico, dirigido a un público familiar, basado en una sólida estructura narrativa, aunque carezca de un particular alarde de dirección o guión.

Calificación: 

Calidad general:  ☆ ☆

Calidad educativa:  ☆ ☆

Edad a la que va dirigida la serie: para todos los públicos.

Presencia de escenas sensibles: ninguna.

Profundización 

La serie consta de ocho episodios, de aproximadamente una hora cada uno, y cuenta con Mark Lafferty como creador, y Leonardo Di Caprio, entre los productores ejecutivos.
Elegidos para la gloria proporciona una reconstrucción histórica interesante y precisa, como es el estilo de National Geographic, pero la narración avanza de manera bastante convencional, especialmente cuando la escena cambia a las historias personales de los pilotos, que compiten por el vuelo pionero en solitario, y sus esposas. En el centro está la rivalidad entre John Glenn (Patrick J. Adams), el prototipo de buen chico, muy religioso y con una familia modélica, que se siente predestinado a ser el primer americano en el espacio, y el inquieto Alan Shepard (Jake McDorman), mujeriego, egocéntrico, seguro de ser el mejor, pero siempre a un paso de arruinarlo todo por su propia impulsividad. Gordon Cooper (Colin O’Donoghue, ya visto en Once Upon a Time, al igual que otros miembros del reparto) es el más joven del grupo y es el tercer personaje en el que se profundiza, mientras que los otros cuatro son descritos con pocas pinceladas. De él sabemos que está separado e intenta reconstruir su matrimonio para ganarse la respetabilidad social imprescindible para formar parte de la misión de la NASA. Su esposa Trudy, ella misma una piloto de gran habilidad, acepta reanudar la relación, aunque habrá problemas, principalmente por la incapacidad de Gordon de aceptar a su lado a una mujer con legítimas ambiciones personales, algo impensable en los Estados Unidos de los años sesenta.
Más interesante resulta el relato del clima político y cultural de la época, con el intento de John Glenn de concienciar a Washington de la importancia de la misión o con el proyecto de una expedición espacial exclusivamente femenina. Los «Mercury 7», como habían sido rebautizados, pronto adquirieron el papel de auténticos héroes nacionales, posibles artífices de una revancha histórica capaz de hacer olvidar a la Unión Soviética sus logros espaciales en plena Guerra Fría. En los dos años anteriores a la misión, sus vidas habían sido objeto de una atención mediática espasmódica, con un periodista de la revista Life, de guardia permanente para documentar sus hazañas. Elegidos para la gloria da cuenta de esta transformación de los protagonistas en verdaderas estrellas y de la carga emocional que conlleva. Es emblemática la escena del joven periodista que se hace pasar por trabajador de una empresa de mudanzas para conseguir información sobre la vida privada de Cooper.
La serie fue recibida con cierta frialdad por la crítica norteamericana, que la vio como una reedición, inútil a todas luces, de la película de Kaufmann y de los numerosos productos televisivos y cinematográficos que han retratado las etapas legendarias de la carrera espacial. Ciertamente, Elegidos para la gloria no presenta elementos especialmente innovadores, ni desde el punto de vista del guión ni de la dirección. Sin embargo, se trata de un producto de alto nivel, que aborda una historia apasionante, contada con tonos tranquilos, nunca excesivos ni vulgares (y hubiera sido posible, basta pensar en la conducta más bien despreocupada de los astronautas lejos de sus esposas). Si no siempre consigue crear una implicación total en los acontecimientos de los personajes (cuya descripción es más bien esquemática y poco profunda), al menos es capaz de despertar el interés por la historia y su desarrollo. Al evitar la lógica del extremo, del “golpe en el estómago”, Elegidos para la gloria se dirige a un público familiar, que puede apreciar una narración alejada del estilo imperante en la actualidad.

Stefania Garassini

 Temas de discusión: 

  • La ambición -legítima- de realizar una gran hazaña, que afecta negativamente al carácter de los personajes;
  • Las primeras etapas de la evolución del papel de la mujer en la sociedad;
  • El papel cada vez más relevante de los medios de comunicación en la influencia de la opinión pública.