El último baile

  • documentario sportivo
  • (Usa)
trailer

RECOMENDADA POR ORIENTASERIE 

El último baile cuenta la épica historia de los Chicago Bulls y su estrella, Michael Jordan, en la última temporada que los cinco protagonistas pasan juntos, la del título de la NBA de 1997-98, el sexto campeonato que ganaron en ocho años. Una hazaña sin precedentes, bajo la guía del jugador estrella Michael Jordan que es, aparte de  un incomparable jugador de baloncesto y uno de los deportistas más extraordinarios de todos los tiempos, un icono mundial que marcó una época. 

En el año en que pasarían a la historia, un equipo de producción obtuvo un permiso para filmar a los Bulls fuera del foco de atención, a puerta cerrada, dentro y fuera del vestuario, durante las sesiones de entrenamiento y durante sus viajes. Se trata de un material inédito que el documental aprovecha, para reflejar, desde el punto de vista de los protagonistas, las emociones de los jugadores antes y después de los partidos, la alegría profunda ante sus hazañas deportivas, etc., por lo que se introducen en la serie muchas imágenes de los partidos y extractos de escenas originales. 

Articulada en tres planos temporales diferentes, -la temporada de la despedida; el comienzo de la carrera de los jugadores y el ascenso de los Bulls a partir de la segunda mitad de los años 80, cuando eran aún un equipo cuanto menos mediocre-, la historia se centra fundamentalmente en la figura de Jordan: la serie cuenta su historia y la de aquéllos que tuvieron el privilegio de estar al lado del más grande. A pesar de algunos pasajes sobre las contradicciones internas que sufre el campeón – su incapacidad para adoptar decisiones incómodas para proteger su imagen y la de su rico patrocinador – el mensaje general que se extrae de la serie es  el que encarna y profesa abiertamente el personaje «MJ»: el valor de la competición, el no darse nunca por vencido antes de haber demostrado ser el mejor, el darlo todo por la victoria. 

 

Calificación: 

Calidad general:   

Calidad educativa:   

Edad a la que va dirigida la serie: >14 

Presencia de escenas sensibles: escenas vulgares, alguna escena de contenido sensual en el capítulo sobre Dennis Rodman. 

 

Profundización 

La historia de los Bulls que cuenta la serie está compuesta por personajes y conflictos interesantes: es en sí misma una buena historia que se extiende a lo largo de un período de quince años. La estructura de la docu-serie, que alterna material antiguo y entrevistas recientes, fortalece la línea narrativa de los eventos. Hace hincapié en los puntos de inflexión y, concentrando los tiempos y enlazando períodos distantes, orquesta su retrospectiva eligiendo un hilo conductor: el choque siempre presente, entre el equipo de jugadores-héroes, llamado a la gloria, y la dirección del equipo, más sensible a las cuestiones referentes a las necesidades de la gestión y planificación. El villano de la historia es, por tanto, el director general Jerry Krause, que reclama méritos y toma la desagradable decisión con la que comienza la historia: desmantelar al final del campeonato el equipo; un equipo envejecido sí, pero aún así ganador. Su antítesis, el mejor personaje de la serie, el entrenador Phil Jackson. Con su psicología y humanidad fue capaz de mantener unido el grupo, y ayudar a Michael Jordan a pasar del individualismo al trabajo en equipo. El título de la serie-documental es una cita del propio Jackson que, abordando cada temporada bajo un concreto slogan, escribió «El último baile» en el manual táctico distribuido a cada uno de sus jugadores a principios del año en que el grupo se disolvería. Esta estructura narrativa va dibujando una colección de personajes contrapuestos, de gran fuerza y carácter: Jordan el predestinado, Larry Bird y Magic Johnson los precursores, Scottie Pippen el fiel escudero, Dennis Rodman el inconformista, Kobe Bryant el heredero… 

El mayor mérito del guión es haber sabido unir con gran coherencia narrativa diferentes hechos, para justificar y hacer fluidas las transiciones temporales, aprovechando analogías o contrastes. Por ejemplo, el hoy de Pippen, cuando utiliza una lesión para no jugar y ejercer presión sobre la empresa, al ayer de Jordan, cuando obliga a la empresa a dejarle jugar, acortando la recuperación de una fractura; el hoy de Jordan, la última vez que va al Madison Square Garden, llevando los zapatos del principio de la serie, al ayer cuando firma su primer contrato con el patrocinador y el Dream Team. 

La historia de Jordan es un fiel reflejo de los Estados Unidos. Dentro y fuera de la cancha de baloncesto, la serie representa un país y una sociedad que han marcado nuestra historia. La serie recoge matices etnico-culturales muy diversos (el entrenador Jackson, hijo de pastores pentecostales de Montana, un ex hippie, que somete al equipo a sesiones de autoconciencia inspiradas en el budismo y la filosofía nativa americana). Se nota la fuerza de un mercado de dimensiones continentales, trampolín para conquistar el mercado mundial (Nike puede permitirse pagar a Michael, un joven novato, 250.000 dólares, esperando ganar 3 millones en cuatro años con la venta de sus zapatos. Ganará 126 millones sólo en el primer año). Se puede ver cómo la economía y el entretenimiento están conectados dentro de una espectacular máquina ciclópea (Warner, mientras hace una película con y sobre MJ, monta un auténtico estadio para que el campeón pueda invitar a amigos y colegas, otras estrellas de Hollywood para entrenar). Ésto es América, se podría decir. Ésto somos también nosotros, ya que “marcas” multinacionales como Cristiano Ronaldo o Messi han sido creadas tomando como ejemplo el caso de Michael Jordan. 

Jordan es el que no acepta ser un segundón; es el que trata mal a sus compañeros para estimularlos; es el que supera el dolor por la muerte de su padre, se retira y vuelve más ambicioso, es el que no apoya a un candidato de color contra otro segregacionista. Líder de equipo y prodigio como pocos, pero -comparado con otros de su nivel (por ejemplo, Maradona)- menos humano y más marciano. Un poco despectivo. Pero cuando lo ves anotar más de 60 puntos por juego y su oponente Larry Bird, otro campeón, comenta que “era Dios disfrazado de Michael Jordan», no le puedes dejar de admirar.  

Paolo Braga 

 

Temas de discusión: 

– Privilegios, dificultades y el papel de la celebridad en la sociedad de los medios de comunicación; 

– El valor del líder, que motiva, pero puede hacerte más duro por dentro; 

– El trabajo en equipo.