Dopesick

Dopesick è una serie TV recensita da Orientaserie.it

  • drama
  • (EE.UU.)
trailer

Nos encontraos en Estados Unidos: una gran empresa farmacéutica lanza al mercado un nuevo fármaco opiáceo, afirmando que no es adictivo. Pero detrás de la gigantesca operación económica se esconde una terrible verdad, que llevará a la adicción o a la muerte a la mayoría de los usuarios.

La serie aborda uno de los mayores problemas estadounidenses de los últimos años: la drogadicción. Una lacra que hoy aqueja a gran parte de la población estadounidense de clase media y que parte de una reflexión humana mucho más profunda: la gestión del dolor y la búsqueda de la felicidad.

Dopesick es un producto bien hecho, aunque no sea exhaustivo, que tiene el mérito de sacar a la luz temas actuales que a menudo se pasan por alto, ofreciendo múltiples puntos de reflexión.

Calificación

Calidad general: ★ ★ ★ ★ ☆

Calidad educativa: ★ ★ ★ ★ ☆

Rango de edad: >16 años

Presencia de escenas sensibles: algunas escenas de violencia, numerosas escenas que muestran el uso de drogas, escenas de sexo heterosexual y homosexual no explicitas.

Profundización 

«Cuánto dolor ha causado el intento de eliminar el dolor«.

Se puede resumir con esta frase explicativa de «Il secolo greve«, de Mattia Ferraresi (Marsilio 2017), un profundo ensayo que toca los temas de la serie, el recorrido narrativo y el corazón de Dopesick, inspirado en hechos reales documentados en la historia reciente de Estados Unidos.

Es  noticia por sí misma la comercialización del fármaco OxyContin, su campaña sobre los efectos beneficiosos y las ventajas de no causar adicción, las terribles consecuencias que provocó y la demanda multimillonaria que implica a Purdue, uno de los fabricantes de fármacos más conocidos de Estados Unidos. Este no es el único caso de la campaña de liberalización de los opiáceos, donde las empresas farmacéuticas se han esforzado por promover el dolor como el «quinto parámetro vital» (aunque sea imposible medirlo científicamente) y prometen su total eliminación. 

Como bien describe la serie, la gente empieza a tomar estos medicamentos por razones genéricas, a pesar de no ser especialmente graves: un accidente, una lesión deportiva o laboral, a veces un simple malestar personal. La prioridad es eliminar el dolor, y no siempre es fácil distinguir entre el dolor físico y el psicológico. Es por esto que, en caso de duda, se prescribe un comprimido que proporciona un alivio inmediato. Desde aquí existe ahora un paso corto para pasar a la adicción. En este caso, sin embargo, la problemática no sólo afecta a los estratos más débiles de la sociedad, sino también y sobre todo a la clase media: adultos trabajadores o jóvenes escolarizados. Uno de los principales motivos es una profunda soledad existencial, que emerge claramente de las líneas narrativas de algunos de los personajes, pertenecientes a la clase obrera de los Apalaches: mineros trabajadores, cerrados a la novedad (reducida sin embargo  solo a la homosexualidad de una protagonista) y con una estructura familiar y social cada vez más débil.

La soledad está en la raíz de todo: los puntos de agregación han desaparecido (o ya no son tan fuertes) las familias están solas, las escuelas se han convertido en contenedores vacíos y los jóvenes ya no tienen puntos de referencia. El médico parece seguir siendo la única autoridad real, pero como también está solo, es presa fácil para los grupos de presión de los fármacos.

La sombra de la drogadicción se extiende como un reguero de pólvora sobre este tejido social desintegrado, pero las cifras han llegado a ser tan grandes que han llamado la atención de la DEA, la agencia federal antidroga de Estados Unidos. La batalla para frenar el problema de la adicción a los fármacos, tan extendido ahora en Estados Unidos, es tan dura y llena de dificultades, en la realidad como en la serie de televisión. Lo que está en juego es la propia vida de las personas, frente a los enormes intereses económicos de los gigantes farmacéuticos.

Dopesick resulta ser un producto interesante, que con un estilo casi documental lleva a la pantalla una de las realidades estadounidenses contemporáneas más trágicas, dando pie a la reflexión en varios niveles. ¿Qué significa el dolor? ¿Por qué existe? ¿Es realmente un problema que hay que eliminar o algo que de alguna manera forma parte de la vida? ¿Cuáles son las mejores formas de tratarlo? Estas son sólo algunas de las muchas cuestiones que surgen durante los episodios, junto con la necesidad mucho más urgente de las personas de encontrar una comunidad que les acoja, alguien que los escuche o tener relaciones humanas estables y sinceras, que en muchos casos podrían ser una cura mejor que muchos sucedáneos químicos.

Ilaria Giudici

Temas de debate

– El uso indiscriminado de drogas adictivas.

– Dolor percibido como algo totalmente negativo y que debe ser eliminado.

– La búsqueda de la felicidad y la realización personal en una sociedad cerrada y difícil.

– La soledad como plaga social en diferentes grupos de edad; la debilidad de los vínculos familiares.

– Los intereses económicos de los poderosos contra los intereses de los ciudadanos individuales.