Cobra Kai – Actualizaciòn

Cobra Kai – Actualizaciòn è una serie TV recensita da Orientaserie.it

  • dramàtico, teen drama
  • (Usa)

ACTUALIZACIÓN DE LA TERCERA TEMPORADA

Todavía a caballo entre la nostalgia de los 80 y el retrato de la generación adolescente actual, la tercera temporada de Cobra Kai -la primera producida íntegramente por Netflix- sigue a los dos personajes principales en un accidentado viaje de constantes desavenencias y reconexiones. Esta temporada profundiza en el trasfondo de algunos de ellos: John Kreese, al que vemos involucrado en la guerra de Vietnam, y Daniel, que rastrea el pasado de su maestro Miyagi en un viaje a Okinawa, mientras resurge un viejo conocido de Johnny y su rival.
En comparación con las dos primeras temporadas, hay un descenso de la tensión narrativa en algunos episodios, y se pierde la compleja dinámica de las relaciones casi paternales entre los chicos y sus sensei. A su vez, la evolución de algunos personajes -sobre todo entre los más jóvenes- parece a veces injustificada, pero Cobra Kai en general se confirma como un buen producto y apto para un público familiar. El episodio final, uno de los mejores, sienta las bases para una cuarta temporada, ya en producción.

RECOMENDADO POR ORIENTASERIE

La serie devuelve a la pantalla la vieja rivalidad entre el «malo» Johnny Lawrence y el entonces joven Daniel LaRusso, los conocidos protagonistas del primer episodio de Karate Kid. La historia se sitúa 34 años después del enfrentamiento entre ambos y la consiguiente derrota de Johnny a manos de Daniel, que entretanto se ha convertido en un rico empresario, propietario de numerosos salones de exposición de automóviles en All Valley. Johnny, por su parte, ha pasado de ser el hijo de papá a ser un fracasado: borracho y sin dinero, se esfuerza por hacer trabajos esporádicos en casas de gente rica. Su oportunidad de redención parece llegar cuando Miguel, un chico con pocos medios y acosado en la escuela, es atacado por un grupo de fanfarrones. Es el momento de que Johnny redescubra el poder del karate, y en un abrir y cerrar de ojos deja fuera de combate a la manada. De ahí la idea de reabrir el Cobra Kai, la legendaria escuela de karate de la que fue líder. Miguel será su primer alumno y su historia se entrelazará inmediatamente con la de Sam, la dulce hija de Daniel, que intentará proponer una alternativa, en parte por despecho, en parte para salvar a los chicos.
Se trata de una serie con un fuerte contenido educativo y temas profundos, que ofrece muchas ideas para el diálogo entre generaciones. ¿Qué significa que las decisiones, o los errores, de los padres recaigan sobre los hijos? ¿Cómo puede un profesor olvidar su propia misión y el bien de los niños, por puro orgullo personal o espíritu de competencia? ¿Qué es la amistad? ¿Y el amor? ¿A qué valores merece la pena dedicar la vida y cuáles deben quedar en un segundo plano en algún momento?

Calificación: 

Calidad general: 

Calidad educativa: 

Edad a la que va dirigida la serie: >12

Presencia de escenas sensibles: algunas escenas violentas, numerosas escenas en las que interviene el alcohol, uso generalizado de lenguaje soez en los diálogos.

Profundización 

Cobra Kai es esencialmente una serie sobre la paternidad: la paternidad perdida, la ausente y sobretodo, la encontrada. Cada uno de los protagonistas se enfrenta, a su pesar, a la herencia que le dejó su propio padre y cada uno de ellos busca inconscientemente una figura paterna. Johnny creció con un padrastro que podía darle cualquier cosa menos afecto y estima, por lo que de joven creyó que encontraría en Sensei Kreese una figura paterna que le diera valor. Desafortunadamente, el fundador de la Cobra Kai no hizo más que empujarle a la violencia, arruinando así toda su existencia y haciéndole incapaz de ser padre del joven y desafortunado Robby, un niño abandonado a sí mismo y en busca de puntos de referencia. Daniel, huérfano de padre, también había encontrado una figura paterna en Myagi. Pero el profesor murió hace mucho tiempo y ahora Daniel hace malabares con un trabajo exigente que alimenta su ego, y la educación de sus dos hijos: Sam, en el umbral de la adolescencia, y un segundo hijo absorbido por la pantalla de los videojuegos.
Con estas premisas, es difícil que los chicos no estén un poco desorientados. Miguel, hijo de una madre soltera y miembro del círculo de empollones del colegio, encuentra valor en su relación con Johnny, al que sigue como un gurú y quiere como a un padre. Con él, Johnny también encuentra el valor para luchar y las ganas de vivir, junto con un sentido de responsabilidad que nunca antes había experimentado. Por otro lado, es completamente incapaz de estar ahí para Robby, el hijo con quien ni siquiera tuvo fuerzas para ver nacer. Sam también representa un punto de vista interesante: una joven mimada, pero criada con sólidos valores familiares, inmersa en el difícil mundo del instituto. La confrontación entre la educación que ha recibido y su nuevo entorno es cualquier cosa menos pacífica, pero sus padres presentes se las arreglarán de alguna manera para hacerla sobrellevar cualquier cosa.
El espejo de esta continua búsqueda de la autoridad paterna es el contraste entre la violencia y la no violencia; entre dos formas diferentes de hacer kárate: la que no perdona y la que se utiliza sólo para la autodefensa. Sin embargo, el choque entre las dos visiones de la vida no se cuenta de forma forzada: al fin y al cabo, un poco de agresividad a veces puede ser útil contra ciertas formas de arrogancia, y creer en uno mismo y hacerse más fuerte, puede no ser algo malo, si no se cae en la prepotencia. Este es el nuevo Cobra Kai que Johnny querría realizar, impedido varias veces por Kreese y despreciado por Daniel, que no cree en el posible cambio. Por otro lado, incluso su Myagi Do, tan patrocinado como lugar de paz interior y meditación, esconde su deseo de venganza y orgullo.
Los jóvenes serán puestos continuamente delante a estas diferentes visiones del mundo y tendrán que enfrentarse a ellas, aceptarlas, o incluso distanciarse de ellas y rechazarlas por completo. Los maestros, por su parte, sienten sobre sus hombros el peso de sus decisiones y sus grandes errores, y se dan cuenta de que tienen que dar un paso de madurez por el bien de sus alumnos, pero no siempre podrán hacerlo.
En ambas temporadas también se tocan varios temas típicos de las series para adolescentes, como el acoso y el ciberacoso, la gestión de las relaciones y -aunque en una breve escena totalmente ajena a la trama- la relación homosexual.
Lo más cautivador de la serie se encuentra en la continua coexistencia del bien y el mal en cada uno de los personajes. Nadie es totalmente bueno o totalmente malo: esto es lo que los hace interesantes y cercanos al espectador y hace que éste siga la historia con interés, llevando a la reflexión numerosos puntos, especialmente el de la educación.

Ilaria Giudici

 Temas de discusión: 

  • La familia como realidad positiva y solidaria incluso en las situaciones más difíciles como la ausencia de estabilidad, vista como negativa para el crecimiento personal.
  • La importancia de la paternidad para los adolescentes: paternidad verdadera, paternidad falsa.
  • Amistad y amor: gestión de las relaciones afectivas en los adolescentes.
  • Responsabilidad personal en las relaciones con los demás: es correcto ganar confianza en uno mismo, sin intimidar a los demás. La violencia nunca es una solución.
  • El deporte competitivo y agresivo frente al deporte que fomenta la adquisición de valores positivos.