Así nos ven (When they see us)

  • dramàtico
  • (Usa)

RECOMENDADA POR ORIENTASERIE 

NewYork City, 1989. Pillados perdiendo el tiempo en Central Park en medio de un grupo de treinta jóvenes demasiado animados, cinco chicos afroamericanos de entre 14 y 16 años son injustamente detenidos y sometidos a varias horas de duro interrogatorio, acusados de violación y agresión a una chica blanca. Es el comienzo de la pesadilla de los protagonistas de Así nos ven, una miniserie escrita y dirigida por Ava DuVernay, producida por Netflix, donde la directora vuelve a tratar temas  muy queridos por ella, como el racismo, los prejuicios, la injusticia social y la política. Kevin Richardson, Antron McCray, Yusef Salaam, Korey Wise y Raymond Santana, cuatro afroamericanos y un hispano, son adolescentes corrientes, aferrados a los sueños y deseos típicos de esa edad, cuando la furia violenta de la policía y la furia coercitiva del sistema judicial se abaten sobre ellos.
Arrestados a la fuerza, sometidos a una presión constante, los “Cinco de Central Park”, que ni siquiera se conocen entre sí, comienzan a señalarse con el dedo, plegándose a la voluntad del poder. Para las autoridades judiciales y los medios de comunicación, los cinco son los chivos expiatorios que hay que explotar para restaurar la credibilidad del sistema político y calmar los ánimos de los ciudadanos, enfurecidos por el clima de terror que se extiende por la ciudad de Nueva York.
En ausencia total de pruebas concretas, las confesiones extraídas bajo falsos pretextos y las verdades alteradas por la narrativa preconcebida de los investigadores son suficientes a los ojos del jurado para confirmar la condena. Los cuatro episodios abordan las diferentes fases de la historia (la detención, los interrogatorios, el juicio, la prisión, la reinserción en la sociedad y la liberación) a través de una narración atractiva, que nunca escatima en mostrar la violencia sufrida, primero por los adolescentes y luego por los jóvenes, y que se preocupa por subrayar todas las consecuencias sociales, psicológicas y políticas de la condena.

Calificación: 

Calidad general:    

Calidad educativa:    

Edad a la que va dirigida la serie: >16

Presencia de escenas sensibles: varias escenas de violencia, fuerte presión física y psicológica, uso de lenguaje ofensivo y sexualmente explícito.

Profundización 

La miniserie de Ava DuVernay pone en conocimiento del espectador uno de los casos de injusticia más controvertidos del sistema estadounidense. En la era del Black Lives Matter, la serie impone una reflexión sobre temas como el racismo y los prejuicios, pero también sobre el sentido ético de las decisiones y las responsabilidades individuales de quienes, ocupando cargos políticos e institucionales de cierto peso, están llamados a decidir sobre la vida de los demás. También hay una reflexión sobre el tema amplio y profundo de la mirada. Al entrar de lleno en la serie es evidente cómo la “mirada”, en sus diferentes connotaciones sociales, políticas y culturales, sostiene todo el recorrido narrativo de la misma. Incluso la elección del título se refiere a la visión que los demás tienen de ellos. Un título que nos obliga a reflexionar sobre los múltiples significados de ese “ver” – “¿Por qué nos tratan así?” se pregunta uno de los protagonistas en el primer episodio-, pero también y sobre todo sobre ese “ellos” – “¿Nos han tratado alguna vez de forma diferente?”- es la respuesta obtenida, que en lugar de cerrar la pregunta abre otra mucho más amplia.
“Así nos ven” es una historia poderosa, que apoya plenamente el punto de vista de los protagonistas, víctimas prescindibles, y atrae al espectador de forma directa, implicándolo emocionalmente en las diferentes etapas del doloroso viaje de los cinco condenados.
El director no recurre a los matices y enmarca la historia en una narración bien estructurada, mostrando las diferentes facetas de la mirada: la corrupta de la fiscalía, que tiene el rostro de Linda Fairstein, y presiona para que haya condena a cualquier precio; la acusadora de Elizabeth Lederer, tan presionada por el sistema y la opinión pública que escapa al sentido del deber, prefiriendo sin remordimientos al “dios de la política”; la humana y valiente de los que luchan en nombre de la inocencia; la prejuiciosa de una sociedad que no hace descuentos, no concede espacios y nunca podrá mirar a estos chicos si no es a través de la etiqueta de “violadores”, dificultando, y para algunos de ellos incluso imposibilitando, la vuelta a una vida normal.
La serie no escatima en crudeza, pero también tiene el mérito de ampliar las aristas del encuadre hacia un análisis más profundo sobre la naturaleza del ser humano, mostrando tanto la actitud orgullosa y valiente de aquellas madres y padres que nunca dejarán de apoyar a estos niños- pidiendo justicia- como las debilidades de aquellos que, siempre derrotados por ese prejuicio enraizado en la realidad, no pueden soportar el peso de la situación y se rinden sin siquiera intentar luchar.
Todos los personajes, incluso Korey, el único que es condenado como adulto y que sufre las consecuencias más duras de la sentencia, se enfrentan al mismo arco de maduración, aferrándose a la esperanza y a la fe para sobrevivir, y abriéndose, cuando es posible y no sin esfuerzo, al perdón. Apoyada en una buena escritura, en las creíbles interpretaciones de los protagonistas y en una narración emocionalmente envolvente, la serie nos sitúa ante un asunto difícil de digerir, que provoca en el espectador indignación, rabia y dolor, pero también nos invita a preguntarnos honestamente sobre lo que significa aprender a “mirar” lo que es distinto a nosotros.

Marianna Ninni

 Temas de discusión: 

  • Las implicaciones y consecuencias de los prejuicios raciales;
  • La cuestión de la injusticia política, social y cultural;
  • El papel de los medios de comunicación en la orientación y el condicionamiento de la opinión pública y el pensamiento común;
  • El peso que la condena y el juicio tienen en la vida de los protagonistas incluso después de la cárcel.